Invertir en una página web. Una necesidad real y rentable

Importancia de invertir en una página web

 

A simple vista parece algo tan evidente sobre lo que ni siquiera mereciera escribir un par de líneas, ¿verdad?  Pero el continuo contacto con pequeños y medianos empresarios me ha enseñado que es mejor no dar las cosas por sentado. Que es más inteligente comenzar las historias desde el principio, porque presuponer es una vía segura de dejarse a alguien por el camino.

No siempre todas las personas  comprenden porque sí tu punto de vista.  Tomarse el tiempo necesario en poner en situación a alguien puede ser la mar de productivo. Exponer claramente una lista de razones es la manera de asegurarte de que te sigan hasta el punto en el que te encuentras. Convencerles, y de paso empoderarte aun más en tus convicciones.

Habitualmente he dado con pequeños negocios que tenían un perfil activo en varias redes sociales, pero que no contaban con una página web. 

Comprendo que puede parecer que esta es la manera de comenzar del emprendedor, porque las redes son gratis y por una web normalmente hay que pagar. También puedo comprender que se prefiera la filosofía de ir poco a poco, porque comenzar requiere una serie de gastos importantes que no es fácil afrontar. Que cuando todo vaya rodando ya habrá tiempo de  ocuparse de la web, porque ahora no hay tiempo ni dinero para destinar…

Todos ellos son razonamientos incorrectos. Exactamente igual que comenzar la casa por el tejado o construir castillos en el aire. Así de rotunda me planto.

Destinar parte de tu presupuesto inicial a una web es algo más que necesario y a la larga muy rentable…

 

1. La web, el tronco central del árbol

Partimos de la afirmación de que hoy en día conviven dos mundos paralelos, que se relacionan continuamente entre sí: el real y el virtual.

Hay algunos negocios que cuentan con unas oficinas o un local para desarrollar su actividad en el que reciben a sus clientes. Hay otros que no necesariamente lo necesitan. Está claro que en el segundo caso la página web es algo prioritario para ponerse en contacto con la gente, pero resulta que en el primero también lo es.

La página web es la plataforma a través de la cual el negocio instaura sus raíces en el mundo virtual. El tronco sobre el cual corre la verdadera savia del negocio. El pilar fundamental que integra la verdadera esencia. Donde se centraliza toda la información sobre la empresa, nuestra filosofía, manera de trabajar, la cartera de servicios, las imágenes y todo lo que queramos contarle al cliente. Por eso es en ese lugar donde en primer lugar deberíamos centrar nuestras energías y recursos, para más tarde expandirlo a otros medios, las ramas secundarias del árbol, que también pueden ser piezas muy importantes para captar negocio.

Cuando queremos conocer algo más detalladamente lo buscamos en Google, ¿verdad? Y resulta que Google no tiene en cuenta el contenido que se comunica en las principales redes sociales. De ahí lo de centrarnos primero en el crecimiento del tronco principal, para más   tarde explorar las ramas…

 

2. Las redes sociales, otra rama más

Son una de las vías más directas al cliente, a través de las cuales podemos tener una relación periódica en incluso cercana a él. Pero también son una de las fórmulas estrella para traer tráfico a la web y terminar transformando esas visitas en negocio.

Por eso no son “el medio”, sino un medio más gracias al cual podemos comunicar, posicionarnos y promocionarnos. Algo más que debe de estar dentro de la estrategia global de comunicación, junto a otros elementos claves como una newsletter, la estrategia de contenidos del blog o el marketing en el punto de venta.

Lo correcto y recomendable es publicar el contenido que queremos comunicar directamente en nuestra web, y más tarde comunicarlo en los perfiles de nuestras redes sociales, de tal manera que se incrementen las visitas.

 

3. El blog integrado en la web, una potente arma

Hace unas semanas hablaba de SEO y recomendaba algunas tareas sencillas que podemos llevar a cabo para mejorar el posicionamiento natural de nuestra página en los buscadores.

Uno de esos consejos era el de publicar contenido original y único lo más habitualmente posible. Google premia este comportamiento y el blog es el espacio perfecto para hacerlo, por eso es tan importante darle cabida en nuestra web.

Podemos publicar con la excusa de comunicar las novedades, acciones concretas, noticias, ahondar en aspectos del negocio, presentar a parte del equipo, hablar sobre determinados temas del sector y millones de temas más, siempre y cuando tengan que ver con nuestra firma.

 

4. Siempre acorde con tu negocio

Creo que es fundamental crear una página web que vaya en consonancia con los valores y represente fiablemente nuestro negocio.

Es un proyecto lo suficientemente importante como para dedicarle tiempo y presupuesto y hacer las cosas como Dios manda, porque al final lo que se hace demasiado rápido y sin pensar hay que cambiarlo. Aunque eso tampoco significa que tendamos al extremo contrario, y por pecar de perfeccionistas las cosas tarden demasiado en salir o se alarguen hasta la eternidad.

Creo que el equilibrio entre ambos puntos está en pensar con detenimiento qué cosas deseamos para la página y por supuesto dejarse aconsejar por un profesional para programarla, redactarla e incluir fotografías propias de nuestra empresa (y evitar a ser posible las de archivo).

Antes de comenzar con el diseño, presupongo que la imagen de marca y las labores de branding deberían estar cubiertas. Tener un logo, colores corporativos, elementos gráficos y saber qué tono es el apropiado para encontrar complicidad con tu público objetivo. Por supuesto todo ello debería estar integrado en la web.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *